Novedades

Contra la obesidad, el ejercicio solo no basta

Contra la obesidad, el ejercicio solo no basta

Si no se hace nada al respecto, más de 1500 millones de personas tendrán sobrepeso en 2015. Y el ejercicio no es suficiente para combatirlo. Un estudio reciente ha determinado que, en los Estados Unidos, aunque se ha multiplicado la cantidad de personas que hacen alguna actividad física, no ha disminuido la obesidad. Aquí te contamos más detalles sobre este hallazgo.

Cada año, al menos 2.6 millones de personas mueren en el mundo a causa de la obesidad o el sobrepeso, según datos de la Organización Mundial de la Salud. Dicho organismo además reporta de que actualmente hay mil millones de adultos con sobrepeso y se estima que, si no se actúa para combatirla, esa cifra superará los 1500 millones en tan solo dos años.

Uno de los consejos más difundidos es hacer ejercicios físicos. Pero si has comenzado o sigues una rutina en busca de perder esos kilos o libras de más, no te olvides de la dieta. Un estudio reciente desarrollado por unos investigadores del Instituto de Medidas y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington ha encontrado que, aunque la actividad física ha aumentado de manera significativa en la mayoría de los condados del país, la obesidad no ha cambiado su curso y siguió creciendo en casi todos.

Para llegar a estos resultados, que fueron publicados en la revista Population Health Metrics, los científicos analizaron los datos de alrededor de 34 mil adultos que participaron en otros dos estudios, el denominado Sistema de Vigilancia de los Factores de Riesgo Conductuales (una encuesta telefónica estatal que cubre la mayoría de los condados de Estados Unidos) y la Encuesta Nacional de Examen sobre Salud y Nutrición.

¿Significa esto que debes abandonar tu rutina de ejercicios?

De ninguna manera. Por el contrario, hacer ejercicios no sólo puede ayudarte en tu lucha contra la obesidad, sino también contra el sedentarismo y el estrés, que en conjunto se han asociado a varias condiciones de salud que pueden empeorar tu calidad de vida.
Ten en cuenta que el aumento de peso y la obesidad se produce generalmente por un consumo excesivo de calorías. Es decir que, aunque hagas ejercicio, si las calorías que consumes siguen siendo mayores que las que gastas, pues difícilmente lograrás perder esos kilos o libras de más.

Algunas personas creen que porque hacen ejercicio deben comer más, pero no es así, sobre todo si se trata de alimentos con pocos nutrientes y muchas calorías. Del mismo modo, ten cuidado con las bebidas deportivas. No es cierto que las necesites para evitar deshidratarte, ya que generalmente el agua suele ser suficiente. Y si tomas esas bebidas porque sientes que te dan más energía Pues es lógico, ya que no sólo contienen cafeína (que también puedes encontrar en un sabroso café) sino también azúcar, que le agrega calorías vacías (que no te proporcionan nutrición) a tu dieta.

Cuando cuentes calorías, no te olvides que los nutrientes son la base principal de toda dieta. Muchas personas, por su afán de perder peso se obsesionan con sacar cuentas y sólo piensan en números, pero no es lo mismo consumir 100 calorías provenientes de una porción de carne magra, por ejemplo, que de unas papas fritas o de una galleta.
Por eso, a la hora de iniciar un plan de vida más saludable, recuerda acompañar tu rutina de ejercicios con una dieta balanceada y nutritiva. Y por supuesto, si tienes dudas o sufres alguna enfermedad o condición en particular, asegúrate de consultar con tu médico que te asesore sobre el tipo de ejercicios más apropiado para ti así como de los alimentos que deberías evitar o incluir en tus comidas (si es necesario, te puede referir con un dietista registrado).
Recuerda que la obesidad se relaciona con muchas condiciones que ponen en riesgo tu salud.

No dejes de buscar ayuda para combatirla y para que logres alcanzar un peso saludable.

Alertan sobre el riesgo de suspender las cirugías por obesidad por la segunda ola

Alertan sobre el riesgo de suspender las cirugías por obesidad por la segunda ola

Alertan sobre el riesgo de suspender las cirugías de la obesidad por la segunda ola
Especialistas advierten que esa decisión mantiene a los pacientes que necesitan el procedimiento dentro de uno de los principales grupos vulnerables frente a Covid-19

El exceso de peso está ente los tres primeros factores que aumentan la probabilidad de tener más complicaciones en el caso de tener Covid-19

La entidad que reúne a los especialistas en el tratamiento de la obesidad envió una carta a las autoridades sanitarias nacionales para advertir sobre el riesgo de suspender las cirugías bariátricas durante la pandemia, dado que el exceso de peso está ente los tres primeros factores que aumentan la probabilidad de tener más complicaciones en el caso de tener Covid-19.

De hecho, las personas con obesidad integran uno de los grupos priorizados para acceder a la vacunación, al igual que aquellos que tienen diabetes, cardiopatías y afecciones respiratorias crónicas, entre otras enfermedades de riesgo.

En su carta, las autoridades de la Sociedad Argentina de Cirugía de la Obesidad (SACO) argumentan que “la demora, la obstaculización o el impedimento en el acceso al tratamiento quirúrgico bariátrico y metabólico de los pacientes con obesidad, que integran el grupo definido como ‘de riesgo’ por el Ministerio de Salud de la Nación, podría transformarse en un perjuicio para su salud, tanto por el agravamiento de las comorbilidades o la aparición de consecuencias derivadas de ellas, en algunos casos irreversibles, como por la mayor vulnerabilidad a Covid-19 con los riesgos médicos que han sido demostrados, como una mayor tasa de enfermedad grave, mortalidad y contagiosidad”.
En este momento de alta tensión del sistema sanitario, la suspensión de las operaciones programadas que no impliquen riesgo de vida apunta a volver a reducir como en marzo pasado las internaciones, fundamentalmente la ocupación de las terapias intensivas. Por otro lado, Pedro Martínez Duartez, presidente de la SACO, observa que la mayoría de los pacientes que están en terapia intensiva por Covid-19 son obesos.

“¿La cirugía de la obesidad en este momento es segura?
Sí y de acuerdo con la evidencia científica: en más de 2000 cirugías hechas el año pasado durante la pandemia en 133 hospitales de 138 países, entre los que está Argentina, se pudo evaluar que no hay diferencias significativas en la morbilidad y la mortalidad de los pacientes. Es decir, que no estaríamos poniendo en riesgo a los pacientes por operarlos”, planteó el especialista.

Otra pregunta en el actual contexto de tensión del sistema sanitario, según plantea, es qué cama necesitan estos pacientes.
“El 99% no necesita una cama de terapia”, continúa, tras considerar que “hay margen en el sistema” para programar estas intervenciones porque la internación es de 24-48 horas y en una sala general.

En tres meses, según explica, el 86% de los pacientes alcanza un índice de masa corporal (IMC) de menos de 35 (obesidad de bajo riesgo o clase I), lo que revierte también el riesgo de complicaciones y muerte por Covid-19, de acuerdo con los estudios hechos durante la pandemia. En seis meses, esa proporción alcanza al 93%.

En 2018, que es el último año con datos conocidos, se hicieron 9000 cirugías bariátricas en el país. Eso representa, de acuerdo con el especialista, un porcentaje muy bajo de la población que se beneficiaría con la intervención. La burocracia para la cobertura del procedimiento es el principal obstáculo en el acceso: lo llega a demorar hasta dos años.

“El sistema inmunológico mejora a partir del mes de la cirugía y eso reduce la probabilidad de contraer la infección por el virus SARS-CoV-2”, señala Martínez Duartez. “No se sabe cuanto durará esta pandemia, pero la obesidad está vinculada directamente con la diabetes, la hipertensión y la apnea del sueño, que son todos factores de riesgo que agravan la condición de un paciente con Covid-19 –agrega–. Cuando las condiciones no están dadas, se puede reprogramar la cirugía, pero no suspenderla porque está demostrado que mejora las condiciones clínicas generales y, ante una eventual infección, son pacientes que tendrán menos complicaciones, mortalidad y uso de respirador.”

Salir del grupo de riesgo
En la carta que firman Martínez Duartez y Axel Beskow, secretario de la entidad, se señala que “demorar, rechazar o dificultar” por la pandemia el acceso a una cirugía que reduce otros problemas de salud asociados se convierte en “un impedimento para salir del grupo de riesgo que integran, con las consiguientes condiciones desfavorecedoras” para hacer frente a Covid-19 en caso de contagio.

"El sistema inmunológico mejora a partir del mes de la cirugía y eso reduce la probabilidad de contraer la infección por el virus SARS-CoV-2"

Pedro Martínez Duartez, presidente de la SACO
Estiman que el uso de camas de unidades críticas es inferior al 1%, con un período de internación promedio de 24 horas. En el país hay 12.501 camas de terapia tras la ampliación del sistema del año pasado para responder a la pandemia.

De acuerdo con los datos que la asociación profesional remitió a las autoridades sanitarias, los pacientes con un índice de masa corporal (IMC) de 35 kg/m2 o más (obesidad clase II y III) que fueron operados y contrajeron la infección por el nuevo coronavirus tuvieron “una evolución significativamente más benigna” que los pacientes sin una cirugía bariátrica.

Estas intervenciones se recomiendan para personas con un IMC de 40 o más o de 35 o más con por lo menos una enfermedad asociada o seis meses de tratamiento para adelgazar supervisado sin resultados.

90% menos
La SACO ya se había pronunciado sobre el riesgo de desatender otros problemas de salud debido a Covid-19, como ocurrió el año pasado.

“La suma de medidas adoptadas en relación a la suspensión de tratamientos quirúrgicos de pacientes con afecciones no urgentes durante la pandemia del Covid-19 en 2020 puso en pausa la atención de innumerable cantidad de personas con enfermedades cuya postergación de tratamientos representa también un grave riesgo para la salud de estos pacientes”, señalaron hace menos de dos semanas las autoridades de la entidad.

Los resultados de la encuesta sobre el Impacto de Covid en la Cirugía Bariátrica que había hecho la SACO entre el 1° de abril y el 31 de mayo del año pasado reveló que se habían hecho en ese período un 90% menos de cirugías bariátricas con respecto a 2019.

“La gran mayoría de las patologías, gracias a los procedimientos mínimamente invasivos, requieren una internación breve, lo que permite liberar esas camas rápidamente si la demanda por otras urgencias así lo requieren”, argumentaron desde la asociación profesional.
Fuente consultada: lanacion.com

Sugerencias para no sufrir la obesidad

Sugerencias para no sufrir la obesidad

Las personas que sufren obesidad tienen a menudo la percepción de no tener la ayuda adecuada cuando tratan de recuperar un peso saludable, ni siquiera los familiares más cercanos saben cómo prestarles apoyo. Se considera que una persona es obesa cuando su índice de masa corporal (IMC) es superior a 30.
En definitiva, una persona es obesa cuando presenta demasiada grasa corporal, y ponerle solución a esta enfermedad, no suele ser tarea fácil, aunque hoy por hoy podemos afirmar que la obesidad sí tiene solución.
A menudo, ni la propia pareja o los familiares y amigos saben cómo hacer frente al problema. Con la excusa de no querer herir sensibilidades, a veces llega a convertirse en un tema tabú, y el paso del tiempo sin la actuación adecuada juega en contra.

Afrontar la situación es clave y mejor aún si se hace desde jóvenes. Se trata de evitar que condicione la vida de la persona obesa y se convierta en un lastre psicológico, con todo lo que ello puede llegar a implicar: avergonzarse de su cuerpo, pérdida de autoestima y confianza en sí mismo/a, sufrir discriminación en el ámbito personal y en el laboral, aumento del riesgo de introversión y aislamiento social, depresión o desarrollo de trastornos de la alimentación como la búsqueda de consuelo emocional en la comida, los atracones o las conductas bulímicas.

El apoyo de las personas del entorno es un pilar fundamental para dar pasos en firme hacia la superación de este problema. Si tu pareja, un familiar o un/a amigo/a padece obesidad, te proponemos 10 pasos que podrás poner en práctica y que te ayudarán a saber cómo actuar y a motivarle en su objetivo de perder peso.

SUGERENCIAS PARA PERSONAS QUE SUFREN DE OBESIDAD

1. Asimila que la obesidad es una enfermedad
El primer paso para empatizar con una persona que sufre obesidad es tener claro que se trata de una enfermedad y no de una elección personal.

2. Facilítale un canal de comunicación abierto
Trata con naturalidad y comprensión todo lo que rodea a la obesidad. Poder hablar abiertamente en familia o en el círculo cercano de amistades le ayudará a sentirse aceptado/a y a expresar sus preocupaciones al respecto.

3. Evita los sermones
Lejos de ayudar los sermones y las lecciones de siempre pueden afectar al estado emocional de la persona con obesidad y ocasionarle humillación y ansiedad.

4. Nunca te victimices por la situación
O provocarás que la persona obesa se sienta culpable por hacerle pasar a la familia por esta circunstancia, provocándole una situación de bloqueo. Buscar una solución a la obesidad es siempre más fácil en equipo.

Seguros médicos para jóvenes

5. Nada de sobornos
Si queremos ayudarle a que aprenda a comer sano y mantenga hábitos de vida saludable, lo mejor será que lo haga desde el autoconvencimiento. Asociar los buenos hábitos siempre a recompensas no suele funcionar a medio y largo plazo.

6. Reacciona con paciencia ante las recaídas
Está claro que los familiares también sufren los efectos de la obesidad y es habitual que no consigan comprender el hecho de que la persona afectada no tenga la fuerza de voluntad necesaria para continuar con una dieta, un programa de ejercicio físico o seguir ciertas pautas tras un tratamiento. En estas ocasiones, la muestra de ánimo por parte de la familia será indispensable para seguir transmitiendo entusiasmo y que nuestro familiar se mantenga firme en su compromiso.

7. La obesidad conlleva riesgos: toma decisiones y actúa pronto
Como cualquier enfermedad, la obesidad conlleva riesgos, por lo que conviene tomar decisiones y actuar pronto, siempre con el convencimiento y la buena disposición de nuestro ser querido para dar el paso.

8. Solicita información a profesionales expertos
Cuando el problema es persistente, infórmate sobre posibles soluciones. Cuanto más te informes, mejor. Mucho se habla de dietas y deporte para combatir la obesidad, pero en función del grado de esta, lo ideal será buscar una solución a medida.

Investiga en fuentes serias y solicita información a profesionales expertos. Conviene ser prudentes y no actuar por impulso, ya que lamentablemente hay mucho intrusismo en torno a la obesidad.

9. Tú no tienes que encontrar la mejor solución, esta nos la indicará el equipo experto.
De hecho, existen en el mercado diferentes soluciones que se deberán valorar en función de las características del paciente. Los diferentes técnicas para tratar la obesidad: dietas personalizadas, fármacos, los tratamientos para la reducción de estómago sin cirugía o en especial la cirugía bariátrica, conviene que sean realizados en centros reconocidos que cuenten con un equipo multidisciplinar formado por endocrinólogos, nutricionistas, psiquiatras, endoscopistas y cirujanos bariátricos, con experiencia acreditada, lo que ayudará a contar con las mayores garantías.

10. El seguimiento posterior a cada tratamiento: fundamental
El seguimiento posterior a cada tratamiento, con revisiones periódicas, será fundamental para alcanzar los mejores resultaobedos posibles y que estos se mantengan en el tiempo. Para la persona obesa perder peso y recuperar una figura saludable puede ser un camino largo. Contar con el apoyo y la comprensión de familiares y amistades siempre será una gran ayuda.

Comorbilidades asociadas a la obesidad

Comorbilidades asociadas a la obesidad

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en uno de los problemas de salud más transcendentes de la humanidad. Lo que se consideraba únicamente un problema estético, es sin duda alguna un problema de salud que conlleva la aparición de enfermedades secundarias asociadas a la obesidad denominadas “comorbilidades asociadas a la obesidad». Estas enfermedades secundarias deben ser estudiadas en cada caso para decidir el tratamiento más indicado.

COMORBILIDADES ASOCIADAS A LA OBESIDAD

Las personas con mayor tejido adiposo tienen mayores probabilidades de presentar comorbilidades asociadas en relación a su gravedad (a mayor índice de masa corporal mayores complicaciones) y a su distribución.

Comorbilidades asociadas a la obesidad más comunes
Las comorbilidades asociadas a la obesidad o el sobrepeso tienen diferentes grados de complicación para la salud, pero en términos generales podemos identificarlas como:

Metabólicas: Diabetes Mellitus 2, dislipidemias, hipertensión arterial, cardiovasculares, neoplasias, colelitiasis, hígado graso u ovario poliquístico.
Mecánicas: Hipoventilación, apnea del sueño, miocardiopatía, insuficiencia cardíaca, osteoartrosis.
Psico-sociales: Depresión, ansiedad, alteraciones conductuales, discriminación social.
Desde que la obesidad se ha convertido en un riesgo para la salud, numerosos estudios han analizado la asociación entre indicadores de masa corporal, tejido adiposo y tasas de mortalidad, y como conclusión se destaca un significativo incremento de la mortalidad a medida que la masa corporal incrementa.

Para ofrecer una solución definitiva a la obesidad que pone en riesgo nuestra vida, en Clínica IMOS ofrecemos tratamientos que se eligen de acuerdo a las necesidades individuales de cada paciente.

Durante todo el proceso realizamos un seguimiento personalizado con los distintos especialistas que nuestros pacientes necesiten: desde médicos especializados, nutricionistas a psicólogos para asegurar los mejores resultados a lo largo de toda su vida.

Información

  Arenales 2325, Piso 6, Dpto. "A" - C.A.B.A.
  (011) 4823-3770
  Coordinadora: Stella Maris Bono: 15 3043-1266
  www.cirbba.com.ar
  info@cirbba.com.ar
  c_giordanelli@hotmail.com