Respondemos algunas de las preguntas más frecuentes

Respondemos algunas de las preguntas más frecuentes

1. ¿CUAL ES EL PESO IDEAL DE CADA UNO?
Teóricamente, el peso ideal es aquel que se corresponde a un Indice de Masa Corporal entre 18 y 25. En la práctica, lo que se observa luego de la Cirugía Bariátrica, es que puede persistir un leve sobrepeso. Es importante destacar que el peso ideal de cada paciente también está determinado por: su edad, su estructura corporal y la capacidad para realizar actividad física.

2. ¿POR QUE HAY QUE DESCENDER DE PESO ANTES DE LA CIRUGIA?
Antes de llevar a cabo la cirugía, es fundamental el descenso de aproximadamente el 10% del peso inicial porque:
Disminuye la grasa intraabdominal y la tensión de la pared abdominal.
Disminuye el tamaño hepático, facilitando el procedimiento quirúrgico.
Implica menor riesgo operatorio.
Reduce los tiempos quirúrgicos.
Permite evaluar la predisposición del paciente al cambio de conducta y su adherencia a las indicaciones del equipo.

3. ¿COMO SE PLANIFICA EL DESCENSO DE PESO ANTES DE LA CIRUGIA?
El plan de descenso de peso previo a la cirugía incluye:
Seguimiento nutricional con una dieta personalizada (dieta hipocalórica y dieta líquida) que permite monitorear el descenso de peso hasta que el paciente presente las condiciones ideales para programar la cirugía.
Actividad física regular, siempre respetando las posibilidades de cada paciente.

4. ¿DURANTE CUANTO TIEMPO SE REALIZA LA DIETA LIQUIDA PRE QUIRURGICA?
En general se realiza durante los 7 a 10 días previos a la cirugía.

Mamoplastía tras la obesidad: enfoque psico emocional

Mamoplastía tras la obesidad: enfoque psico emocional

La realización de la cirugía debe de ser siempre contemplado como una opción a tomar desde el respecto a una misma, desde el amor al propio cuerpo y no desde la desesperación y el odio a una misma

Realizarse una operación de mamoplastia tras obesidad es una opción quirúrgica que toman algunas mujeres que quedan insatisfechas con la apariencia de sus mamas tras una importante pérdida de peso. De hecho, es una de las principales intervenciones dentro de la cirugía plástica postbariátrica. En este artículo trataremos varios puntos a tener en cuenta para ayudar a tener una mejor idea de las implicaciones psicológicas y emocionales de la mamoplastia tras obesidad.

¿Es inevitable una “mala” apariencia de las mamas?

Una gran pérdida de peso y volumen corporal influye inevitablemente en la apariencia de las mamas, puesto que éstas experimentan una gran pérdida de volumen a disminuir la grasa interna. Sin embargo, la apariencia final de éstas dependerá en gran medida de factores como el ejercicio físico (que mantendrán la zona firme), la alimentación; y también otros como la propia constitución y la edad de la persona. Así pues a los profesionales nos es muy complicado pronosticar el resultado final puesto que dependerá de diferentes variables.

¿Qué lleva a la mujer a querer operarse?

Hemos observado que la realización de la mamoplastia tras obesidad no depende tanto de la apariencia de la mama tras la bajada de peso, sino de cómo se siente la mujer con su pecho una vez adelgazado. Por ejemplo, las mujeres jóvenes, que suelen tener una mayor presión social sobre su cuerpo tienden mucho más a realizarse mamoplastia tras obesidad que mujeres de más edad. Esto es así porque estas últimas aceptan y asumen con más facilidad tener un pecho caído, o que no cumpla con los estándares sociales de firmeza, volumen, etc…

¿Es recomendable psicológica y emocionalmente?

Como se acaba de comentar, la mamoplastia tras obesidad es una operación que se realiza únicamente para mejorar la vivencia y la aceptación que tiene la mujer sobre su cuerpo. Por lo tanto, no debe realizarse de manera impulsiva ni como un capricho momentáneo. La mujer tiene que estar segura de su opción y conocer que a pesar de la seguridad de las prótesis actuales, es una cirugía que implica pasar por un quirófano, anestesia, postoperatorio y algunos condicionantes futuros.

La realización de la cirugía debe de ser siempre contemplado como una opción a tomar desde el respecto a una misma, desde el amor al propio cuerpo y no desde la desesperación y el odio a una misma. Si la mujer se opera no desde la desesperación es muy probable que con el tiempo se arrepienta tanto de la decisión de haberse operado, o bien del volumen final de su pecho.

En cambio si la mujer se opera desde la decisión personal de querer estar más satisfecha consigo misma, sin prisas, sin excesivas exigencias, tomará la decisión de una manera más madurada, con más conciencia de lo que va a hacer y en el futuro hay más posibilidades que se encuentre satisfecha con ello, con menos remordimientos ni arrepentimientos.

Algunas recomendaciones finales en la mamoplastia tras obesidad:
-Al bajar de peso realizar una actividad física y una alimentación adecuada.

-Acudir a profesionales expertos y de confianza. Como cualquier cirugía el resultado final dependerá del equipo quirúrgico que la lleve a cabo.

-Es importante estar segura y convencida. No es una operación por salud física, por lo tanto hay que tener claro que esa operación va a aportar mayor calidad de vida y no es fruto de una decisión puntual impulsiva.

-Tener en cuenta que la aceptación de una misma, del propio cuerpo es básico para la propia salud emocional y que no depende tanto de la imagen de nuestro cuerpo sino de la relación que tenemos con nosotros mismos.

Alimentos para bajar de peso de forma saludable

Alimentos para bajar de peso de forma saludable

La naturaleza nos ha premiado con muchos alimentos que pueden ayudarnos a perder esos kilos que nos sobran.

¿Quieres bajar de peso y no sabes por dónde empezar?

A continuación, te presentamos una lista con 20 alimentos excelentes para bajar de peso de una forma totalmente saludable.

1. PALTAS 
Los aguacates están repletos de grasas saludables y son perfectos como ingrediente en ensaladas.
Son especialmente ricos en ácido oleico monoinstarurado, el mismo tipo de grasa que encontramos en el aceite de oliva.
Además, también contienen mucha agua, por lo que su densidad energética no es tan elevada, y son ricos en otros nutrientes importantes como la fibra y el potasio.

Pero eso no es todo:
De acuerdo con un estudio, las personas que consumen aguacate se sienten más saciadas y tienen un menor deseo de comer en las siguientes cinco horas (1).

2. VERDURAS CRUCIFERAS

El repollo, el brócoli, las coles de Bruselas y la coliflor son verduras crucíferas.
Al igual que otras verduras, las verduras crucíferas son ricas en fibra y tienden a ser increíblemente satisfactorias para el apetito.
Además, estos tipos de verduras también contienen cantidades considerables de proteína.

¿Qué quiere decir esto?
Gracias a su combinación de fibra, proteína y baja densidad energética, las verduras crucíferas son los alimentos perfectos si estás intentando perder peso.

Al mismo tiempo, son muy nutritivas y contienen sustancias anticancerígenas 

3. HUEVOS ENTEROS

Los huevos son uno de los mejores alimentos que puedes consumir si quieres perder peso.
Un estudio realizado a 30 mujeres con sobrepeso reveló que comer huevos en el desayuno, en lugar de rosquillas, aumenta la sensación de satisfacción y provoca una reducción en el consumo de comida durante las siguientes 36 horas.
Los huevos son ricos en proteína, grasas saludables y provocan una sensación de saciado con una pequeña cantidad de calorías.
Contienen una increíble densidad de nutrientes, la mayoría de ellos en la yema, y pueden ayudarte a obtener todos los nutrientes que necesitas si tienes una dieta restringida de calorías.

4. LEGUMBRES 

Algunas legumbres, como los porotos negros, los porotos rojos y las lentejas, pueden ser realmente beneficiosas para adelgazar.
Estos alimentos suelen ser ricos en proteína y fibra, dos nutrientes que provocan saciedad y, por tanto, reducen el apetito.

Sin embargo:
Hay muchas personas que no toleran las legumbres, por lo que es importante cocerlas adecuadamente.

5. SALMON

El salmón es rico en grasas saludables y proteína de alta calidad y contiene todos los tipos importantes de nutrientes.
Es un alimento que satisface el apetito y te mantiene saciado durante muchas horas con pocas calorías, por lo que puede ayudarte a bajar de peso.
El salmón también es rico en ácidos grasos omega 3 que ayudan a reducir la inflamación, factor importante para la obesidad y las enfermedades metabólicas (4).

Y aún hay más:
El pescado, y el marisco en general, proporcionan una cantidad importante de yodo, nutriente necesario para el buen funcionamiento del tiroides.

6. FRUTA

La mayoría de los especialistas coincide en que la fruta es un alimento muy saludable.
Aunque contiene azúcar, tiene una baja densidad energética y lleva tiempo masticarla.
Además, la fibra contenida en la fruta ayuda a evitar que se libere azúcar al flujo sanguíneo demasiado rápido.

En otras palabras:
La fruta puede ser un complemento delicioso y efectivo para una dieta de adelgazamiento.

7. YOGURT ENTERO

El yogur contiene bacterias probióticas que mejoran el funcionamiento de tu intestino.

Esto se traduce en:
Una protección contra la inflamación y la resistencia a la leptina, el principal impulsor hormonal de la obesidad.

¿Yogur entero o yogur bajo en grasa?
Diversos estudios muestran que los productos lácteos enteros, y no bajos en grasa, están asociados a un menor riesgo de obesidad y diabetes tipo 2 (6). Además, los yogures bajos en grasa suelen contener mucho azúcar.

8. FRUTOS SECOS 

Los frutos secos son un excelente aperitivo que contiene cantidades equilibradas de proteína, fibra y grasas saludables.
A pesar de su alto contenido en grasa, los frutos secos no engordan.
Estudios de población también han revelado que las personas que comen frutos secos suelen estar más sanas y más delgadas que las personas que no los comen (7).

Pero, ¡ojo!:
Los frutos secos también son bastante ricos en calorías, así que cuidado con los atracones.

9. CARNE MAGRA Y POLLO

A pesar de que no existen estudios que lo confirmen, la carne siempre ha sido catalogada injustamente por tener efectos negativos en la salud.
Diversos estudios han demostrado que la carne roja no procesada no aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas o diabetes.

Pero ¿qué es lo mejor de todo?
Gracias a sus altos niveles de proteína, la carne es un alimento que ayuda a bajar de peso.

Estudios han demostrado que aumentar la ingesta de proteína al 25-30 % de calorías puede reducir los antojos en un 60 %, disminuir a la mitad el deseo de picar a altas horas de la noche y causar una pérdida de peso de casi medio kilo a la semana. (9).

La proteína es el nutriente que más satisface el apetito y seguir una alimentación rica en proteína puede hacerte quemar hasta 80-100 calorías más al día (10).

10. VERDURAS DE HOJAS VERDES

Las verduras de hoja verde tienen diversas propiedades que las convierten en un alimento perfecto para adelgazar.
Son bajas en calorías e hidratos de carbono y están repletas de fibra.
Las verduras de hoja verde son increíblemente nutritivas y son muy ricas en todos los tipos de vitaminas, minerales y antioxidantes, entre los que se incluye el calcio.

¿Por qué es importante el calcio?
De acuerdo con varios estudios, el calcio ayuda a quemar las grasas.
El consumo de verduras de hoja verde es una forma excelente de aumentar el volumen de tus comidas sin incrementar las calorías.