No son solo las calorías

No son solo las calorías

En cualquier caso, debemos también tener en cuenta que a la hora de perder peso no todo son las calorías, sino qué tipo de calorías ingerimos y de dónde estamos perdiendo el peso. Dos alimentos pueden aportarnos el mismo número de calorías, pero el efecto en nuestro cuerpo será diferente ya que se almacenan de manera distinta.

Cinco entrenamientos HIIT que te ayudan a perder peso (la ciencia te explica por qué funciona)
Por ejemplo, las calorías provenientes de bebidas azucaradas elevan nuestros niveles de glucosa y no nos sacian. Sin embargo, las mismas calorías provenientes del pollo conllevan un gran aporte de proteínas, lo que nos ayuda a saciarnos. 
A la hora de perder peso debemos conseguir un déficit calórico, sí. Pero también debemos asegurarnos de que las calorías que consumimos nos estén aportando buenos nutrientes, que nos sacien y cuiden nuestra salud. Lo importante es que adquiramos unos hábitos saludables.

Y ahí sí que entra el deporte y ejercicio físico. Tener un peso adecuado es bueno para nuestra salud, pero de poco servirá si bebemos alcohol de manera habitual, si fumamos o si somos total y absolutamente sedentarios. 

Hacer deporte nos ayudará a mantenernos activos, a mejorar nuestro metabolismo, a envejecer de manera más saludable y activa, a cuidar nuestra salud cardiovascular, y a cuidar nuestros huesos y músculos entre otras cosas. Además, ayudará a que nuestra pérdida de peso vaya acompañada de una mejora en la composición corporal.

Respondemos algunas de las preguntas más frecuentes

Respondemos algunas de las preguntas más frecuentes

1. ¿CUAL ES EL PESO IDEAL DE CADA UNO?
Teóricamente, el peso ideal es aquel que se corresponde a un Indice de Masa Corporal entre 18 y 25. En la práctica, lo que se observa luego de la Cirugía Bariátrica, es que puede persistir un leve sobrepeso. Es importante destacar que el peso ideal de cada paciente también está determinado por: su edad, su estructura corporal y la capacidad para realizar actividad física.

2. ¿POR QUE HAY QUE DESCENDER DE PESO ANTES DE LA CIRUGIA?
Antes de llevar a cabo la cirugía, es fundamental el descenso de aproximadamente el 10% del peso inicial porque:
Disminuye la grasa intraabdominal y la tensión de la pared abdominal.
Disminuye el tamaño hepático, facilitando el procedimiento quirúrgico.
Implica menor riesgo operatorio.
Reduce los tiempos quirúrgicos.
Permite evaluar la predisposición del paciente al cambio de conducta y su adherencia a las indicaciones del equipo.

3. ¿COMO SE PLANIFICA EL DESCENSO DE PESO ANTES DE LA CIRUGIA?
El plan de descenso de peso previo a la cirugía incluye:
Seguimiento nutricional con una dieta personalizada (dieta hipocalórica y dieta líquida) que permite monitorear el descenso de peso hasta que el paciente presente las condiciones ideales para programar la cirugía.
Actividad física regular, siempre respetando las posibilidades de cada paciente.

4. ¿DURANTE CUANTO TIEMPO SE REALIZA LA DIETA LIQUIDA PRE QUIRURGICA?
En general se realiza durante los 7 a 10 días previos a la cirugía.

Mamoplastía tras la obesidad: enfoque psico emocional

Mamoplastía tras la obesidad: enfoque psico emocional

La realización de la cirugía debe de ser siempre contemplado como una opción a tomar desde el respecto a una misma, desde el amor al propio cuerpo y no desde la desesperación y el odio a una misma

Realizarse una operación de mamoplastia tras obesidad es una opción quirúrgica que toman algunas mujeres que quedan insatisfechas con la apariencia de sus mamas tras una importante pérdida de peso. De hecho, es una de las principales intervenciones dentro de la cirugía plástica postbariátrica. En este artículo trataremos varios puntos a tener en cuenta para ayudar a tener una mejor idea de las implicaciones psicológicas y emocionales de la mamoplastia tras obesidad.

¿Es inevitable una “mala” apariencia de las mamas?

Una gran pérdida de peso y volumen corporal influye inevitablemente en la apariencia de las mamas, puesto que éstas experimentan una gran pérdida de volumen a disminuir la grasa interna. Sin embargo, la apariencia final de éstas dependerá en gran medida de factores como el ejercicio físico (que mantendrán la zona firme), la alimentación; y también otros como la propia constitución y la edad de la persona. Así pues a los profesionales nos es muy complicado pronosticar el resultado final puesto que dependerá de diferentes variables.

¿Qué lleva a la mujer a querer operarse?

Hemos observado que la realización de la mamoplastia tras obesidad no depende tanto de la apariencia de la mama tras la bajada de peso, sino de cómo se siente la mujer con su pecho una vez adelgazado. Por ejemplo, las mujeres jóvenes, que suelen tener una mayor presión social sobre su cuerpo tienden mucho más a realizarse mamoplastia tras obesidad que mujeres de más edad. Esto es así porque estas últimas aceptan y asumen con más facilidad tener un pecho caído, o que no cumpla con los estándares sociales de firmeza, volumen, etc…

¿Es recomendable psicológica y emocionalmente?

Como se acaba de comentar, la mamoplastia tras obesidad es una operación que se realiza únicamente para mejorar la vivencia y la aceptación que tiene la mujer sobre su cuerpo. Por lo tanto, no debe realizarse de manera impulsiva ni como un capricho momentáneo. La mujer tiene que estar segura de su opción y conocer que a pesar de la seguridad de las prótesis actuales, es una cirugía que implica pasar por un quirófano, anestesia, postoperatorio y algunos condicionantes futuros.

La realización de la cirugía debe de ser siempre contemplado como una opción a tomar desde el respecto a una misma, desde el amor al propio cuerpo y no desde la desesperación y el odio a una misma. Si la mujer se opera no desde la desesperación es muy probable que con el tiempo se arrepienta tanto de la decisión de haberse operado, o bien del volumen final de su pecho.

En cambio si la mujer se opera desde la decisión personal de querer estar más satisfecha consigo misma, sin prisas, sin excesivas exigencias, tomará la decisión de una manera más madurada, con más conciencia de lo que va a hacer y en el futuro hay más posibilidades que se encuentre satisfecha con ello, con menos remordimientos ni arrepentimientos.

Algunas recomendaciones finales en la mamoplastia tras obesidad:
-Al bajar de peso realizar una actividad física y una alimentación adecuada.

-Acudir a profesionales expertos y de confianza. Como cualquier cirugía el resultado final dependerá del equipo quirúrgico que la lleve a cabo.

-Es importante estar segura y convencida. No es una operación por salud física, por lo tanto hay que tener claro que esa operación va a aportar mayor calidad de vida y no es fruto de una decisión puntual impulsiva.

-Tener en cuenta que la aceptación de una misma, del propio cuerpo es básico para la propia salud emocional y que no depende tanto de la imagen de nuestro cuerpo sino de la relación que tenemos con nosotros mismos.