Todo el mundo habla de las hormonas

Todo el mundo habla de las hormonas

Todo el mundo habla de las hormonas. Pero… ¿sabes qué son?

Se dice mucho sobre las hormonas: que afectan el estado de ánimo de las mujeres, que son las responsables del deseo sexual de los adolescentes o tal vez las responsables de ese cansancio que no te puedes explicar. En verdad, ¿sabes qué son las hormonas? Para que no te dejes llevar por habladurías y comprendas de qué se tratan, aquí te contamos cuáles son las principales y por qué son tan importantes para que tu cuerpo funcione bien.

Seguramente has escuchado hablar de las hormonas. A ellas se les atribuyen tantas cosas que finalmente puede parecer que son las responsables de cualquier cambio en tu cuerpo. Pero… ¿qué son, en verdad?

Las hormonas son unas sustancias químicas que produce el cuerpo y que actúan como mensajeras: viajan a través del torrente sanguíneo hacia los diferentes órganos y tejidos, y los ayudan a funcionar de una manera coordinada. Por ejemplo, afectan procesos como el crecimiento y el metabolismo, la función sexual, la reproducción, la reacción al estrés y el estado de ánimo. Y son tan potentes que sólo se necesita una cantidad mínima para provocar grandes cambios. Por eso, la falta o el exceso de alguna hormona en particular puede ser un problema serio y hasta puede poner en peligro la vida.

Las hormonas se producen en las glándulas del sistema endocrino, éstas liberan más de 20 tipos de hormonas diferentes que van directamente al torrente sanguíneo, desde donde son transportadas a otras células y partes del cuerpo.

Entre las principales glándulas endócrinas se encuentran: la hipófisis o pituitaria, la glándula pineal, la tiroides, las glándulas suprarrenales y el páncreas. Presta atención a las hormonas que produce cada una de estas glándulas, pues seguramente has escuchado hablar de más de una de ellas:

• La hipófisis, ubicada en la base del cerebro, justo debajo del hipotálamo, se considera la parte más importante del sistema endocrino. Se la suele denominar “glándula maestra”, porque produce hormonas que regulan el funcionamiento de otras glándulas endocrinas. Es el caso de la tirotropina (TSH, por sus siglas en inglés), por ejemplo, es una hormona que controla la producción y la liberación de las hormonas tiroideas. La hormona luteinizante (LH, por sus siglas en inglés) y la folículo-estimulante (FSH, por sus siglas en inglés) controlan la función reproductiva y estimulan la producción de las hormonas sexuales.

La hipófisis también produce la oxitocina que estimula la contracción de la matriz; produce la prolactina que inicia y mantiene la producción de la leche materna; produce la hormona antidiurética o vasopresina que influye en la regulación de los líquidos en el cuerpo; produce la hormona del crecimiento (GH, por sus siglas en inglés), que no sólo afecta nuestro desarrollo y crecimiento sino la distribución de la grasa y estimula la producción de las proteínas. Y, finalmente, también produce la adrenocorticotropina (ACTH, por sus siglas en inglés), que controla la producción de las hormonas cortisol y aldosterona que se producen en la corteza de la médula suprarrenal.

• La glándula pineal se encuentra justo en centro del cerebro. Secreta melatonina, una hormona que probablemente influye en que tengas sueño por las noches y te despiertes por las mañanas.

• El hipotálamo se encuentra por arriba de la hipófisis y curiosamente su función es producir varias hormonas que regulan a otras hormonas de la hipófisis que son: el factor de liberación de la hormona de crecimiento ( GHRH, por sus siglas en inglés); el factor de liberación de la corticotropina (CRH, por sus siglas en inglés); el factor de liberación de la gonadotropina (GnRH, por sus siglas en inglés), este regula la liberación de la producción de LH/FSH y el factor de liberación de la tirotropina (TRH, por sus siglas en inglés).

• La glándula tiroides, ubicada en la parte anterior e inferior del cuello, produce las hormonas tiroideas tiroxina y triiodotironina, que controlan la velocidad en la que las células queman el combustible de los alimentos para producir energía (o metabolismo). Participan en el crecimiento y desarrollo de los huesos y desempeñan un papel fundamental en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.

• Las glándulas paratiroides que son unas glándulas muy pequeñas (del tamaño de un grano de arroz) que se encuentran en el cuello detrás de la tiroides y afectan el metabolismo del calcio, del fósforo y la formación del hueso.

• Las glándulas suprarrenales son dos, de forma triangular, ubicadas encima de cada riñón. Cada una consta de dos partes que fabrican distintas hormonas con funciones diferentes. La parte más externa, la corteza suprarrenal, produce varias hormonas: los corticoesteroides, que ayudan al cuerpo a utilizar los carbohidratos, las proteínas y las grasas y a disminuir la reacciones inflamatorias del cuerpo, que tienen que ver con el sistema inmunológico (de defensa); la aldosterona, una hormona que regula los niveles de sodio y potasio en el cuerpo y ayudan a mantener la presión arterial y el volumen de sangre y las hormonas androgénicas (o esteroides androgénicos), que cuando llegan a los testículos se convierten en andrógenos en los hombres y cuando llegan a los ovarios, se convierten en estrógenos en las mujeres. La parte más interna o médula suprarrenal produce 2 hormonas que tienen que ver el estrés tanto físico como emocional. La adrenalina o epinefrina, que cuando se libera eleva la presión arterial y la frecuencia cardiaca y aumenta la circulación de la sangre a los músculos y al cerebro, entre otras cosas (eso nos ayuda para reaccionar en los momentos estresantes) y la norepinefrina o noradrenalina, que también aumenta la presión arterial.

• El páncreas produce una hormona conocida como insulina, que se encarga de controlar el nivel de la glucosa (azúcar) en la sangre y permite que las células utilicen la glucosa como energía. Cuando no se produce suficiente insulina o hay resistencia a la insulina que se produce, la persona desarrolla diabetes. Y el páncreas también produce una hormona llamada glucagón que es una hormona que estimula al hígado a convertir glicógeno en glucosa cuando los niveles de azúcar en la sangre bajan demasiado para protegernos de la hipoglucemia.

• Los ovarios producen las hormonas femeninas. Los estrógenos tienen un efecto en el desarrollo reproductivo, promueven la ovulación y son responsables de las características sexuales secundarias de las mujeres, por su parte, la progesterona prepara a la matriz para la fertilización y a los senos para la producción de leche materna.

• Los testículos producen la hormona masculina que es la testosterona. Esta es la encargada de que se desarrollen y se mantengan las características sexuales masculinas en los varones.

• El riñón produce unas hormonas que se llaman renina y angiotensina que regulan la presión arterial y otra hormona que se llama eritropoyetina que afecta la cuenta de glóbulos rojos.

Para medir los niveles de las hormonas y determinar si son correctos, se pueden usar distintos tipos de análisis: de sangre, orina, incluso existen algunos (como las pruebas caseras de embarazo) o saliva. El médico o endocrinólogo (así se llama quien se especializas en el sistema endócrino y las hormonas) puede pedirte alguno de estos exámenes si tienes síntomas que sugieren un trastorno hormonal.

Ahora ya lo sabes, no todo es culpa de las hormonas, pero si son muy importantes. Si crees que están afectando tu calidad de vida, consulta a un profesional de salud calificado que pueda asesorarte e indicarte los estudios que necesitas para determinar si tienes alguna condición relacionada con tus hormonas que requiera tratamiento y si es así, sigue las indicaciones de tu médico. Si tienes dudas, pide una segunda opinión de un endocrinólogo(a).

Parfait de yogurt, palta y limón

Parfait de yogurt, palta y limón

¿Has pensado en la palta como postre? 

Estos cremosos parfaits de yogurt son una delicia inesperada. Recuerda que las grasas que contiene la palta son saludables y que ayudan a mantener la buena salud del corazón. Además, esta fruta aporta muchos otros nutrientes, tantos que es considerada una de las más sanas. Puedes reducir las calorías en esta receta aún más si usas yogurt descremado. ¡Buen provecho!

Ingredientes:
1 palta cortada a la mitad, deshuesada y pelada
2 tazas de yogurt de vainilla
1 cucharada de jugo (zumo) de limón
1 ½ cucharaditas de cáscara de limón rallada
3 tazas de fruta de la temporada cortada en cubos
1 taza de granola

Preparación:
Combina ¾ partes del aguacate, el yogurt, el jugo de limón y una cucharadita de la cáscara de limón en una licuadora o procesadora de alimentos. 
Procesa o licua hasta que la mezcla quede cremosa. 
Corta el resto del aguacate en cubos, añádelos a la fruta. 
En una copa alta, arregla en capas la mezcla de yogurt, la fruta y la granola. 
Rocía el resto de la cáscara de limón para decorar los parfaits.

Rinde: 4 porciones

 

Recuperar la figura luego de un gran descenso de peso

Recuperar la figura luego de un gran descenso de peso

CIRUGIAS POST BARIATRICAS: cómo es el procedimiento para recuperar la figura luego de un gran descenso de peso

La intervención representa un nuevo desafío dentro de la cirugía plástica y es la que se practica en pacientes que tras una pérdida masiva de peso presentan "sobrantes de piel" en determinados lugares del cuerpo, que afectan tanto su aspecto funcional como estético. Cómo, cuándo y a quiénes, en palabras de los expertos

Abdomen, muslos, mamas, cara, brazos. Es en esas partes del cuerpo donde el descenso de peso suele hacerse más evidente, para bien y para mal. Para bien, porque quien se somete a un plan de descenso de peso o bien a una intervención quirúrgica para revertir un cuadro de obesidad busca que esos kilos perdidos se hagan notorios en el espejo y en la ropa. Para mal porque, casi en simultáneo con la dicha por el logro obtenido aparecen lo que se conoce como "colgajos", que no es ni más ni menos que el exceso de piel producto de la intervención. Sería algo así como el "efecto adverso", el daño colateral.

Y pese a que el defecto no es sólo estético, sino que afecta en en varios aspectos la vida de quien lo padece, la solución para estos pacientes llega de la mano de la cirugía plástica reconstructiva.

Después de un descenso de peso, con la consecuente pérdida de grasa que se produce, la cirugía post bariátrica se encarga de tratar estos colgajos de piel, resecando el excedente con cicatrices lo más estéticas posibles.

Los objetivos de la cirugía post bariátrica son eliminar el exceso de piel y mejorar el contorno corporal, disminuyendo los efectos adversos de la pérdida de peso

Cuando el paciente pasó por la cirugía bariátrica mejora notablemente su peso y su salud, pero empiezan a aparecer los colgajos y excedentes de piel que pesan y complican la vida diaria. 
Además esto reduce su capacidad de movimiento, y la presencia de colgajos se asocia con una afectación del aspecto emocional del paciente, momento en el cual la intervención post bariátrica se convierte en una excelente alternativa para tratar. La clave será que el paciente se encuentre ya con un peso estable de al menos un año.

La cirugía post bariátrica o posterior a pérdidas masivas de peso es un nuevo capítulo dentro de la cirugía plástica al aumentar significativamente la cirugía bariátrica en nuestro medio. 
Sus objetivos son eliminar el exceso de piel y mejorar el contorno corporal, disminuyendo los efectos adversos de la pérdida de peso con el consiguiente exceso cutáneo y flacidez extrema que deja
Los pacientes llegan a esta instancia evaluados por un equipo multidisciplinario de médicos clínicos, nutricionistas y psicólogos.

No debemos olvidar que son pacientes que aunque lograron su objetivo, no se ven bien por el exceso de piel que les queda en diferentes sectores. Por eso es necesaria la cirugía de resección de los colgajos para poder finalizar con su obesidad y que tengan un cambio en su calidad de vida. 

El abdomen y los muslos internos suelen ser las zonas que más necesitan este tipo de intervención ya que son las más comprometidas para la vida cotidiana. "Los muslos porque complican la deambulación y el abdomen por el peso del colgajo y por la posibilidad de generar micosis. 
El gran descenso de peso hace imposible que el excedente de piel pueda ser resecado de una forma no quirúrgica. Lo que sobra es piel, no grasa. 
El ejercicio y la dieta recomendados luego de la intervención producen un mayor descenso de peso y por lo tanto aumentarían más aún los excedentes de piel.

La quita de los excedentes de piel es el último escollo que sienten que tiene que sortear alguien que inició un tratamiento para lograr un gran descenso de peso
Advierten cómo mejoran sus funciones metabólicas cuando descienden de peso: mejora la hipertensión, la diabetes, los dolores de rodillas. Esto y el sentirse más livianos hace que puedan encarar su vida social y su estado de ánimo de una manera sumamente positiva. 
De ahí que la quita de los excedentes de piel es el último escollo que sienten que tienen que sortear para terminar con el tratamiento que comenzó con el gran descenso de peso de la cirugía bariátrica.

Antes de encarar una cirugía post bariátrica se insiste al paciente sobre la importancia de estar estable en el peso. 
Un mayor descenso posterior a esta intervención haría que vuelva a aparecer el excedente de piel y un aumento de peso haría deslucir el resultado estético post cirugía post bariátrica. Por estas razones es sumamente importante la estabilidad del peso antes de la cirugía de reconstrucción".

La clave del éxito de una cirugía depende en gran medida de la indicación". "Se trata de un paciente que no es sano y debe ser tratado en forma multidisciplinaria por cirujano, psicólogo, nutricionista y especialista en clínica médica en un centro de alta complejidad ya que muchas veces requieren internación luego de la cirugía. 
El paciente tiene que entender que es una cirugía reparadora desafiante.

Los requisitos necesarios podrían resumirse en: al menos un año de haber realizado la cirugía bariátrica o el descenso de peso, que el paciente haya alcanzado su meta de pérdida de peso y logrado una estabilidad en el peso, el control de las enfermedades asociadas, como diabetes e hipertensión, y la evaluación reciente por un cirujano especializado.

La cobertura que obras sociales y prepagas ofrecen de este tipo de intervenciones, es variable; en general hay cobertura en primer lugar del abdomen y segundo los muslos ya que puede considerarse que estas zonas afecten el aspecto funcional.

Muchos pacientes después de esta operación pueden rehacer su vida sentimental y tener hijos. 
Realmente hay un cambio importante a nivel emocional; hasta algo tan simple como ponerse un traje, en el caso de los hombres, puede ser un logro muy importante en su autoestima.