No son solo las calorías

No son solo las calorías

En cualquier caso, debemos también tener en cuenta que a la hora de perder peso no todo son las calorías, sino qué tipo de calorías ingerimos y de dónde estamos perdiendo el peso. Dos alimentos pueden aportarnos el mismo número de calorías, pero el efecto en nuestro cuerpo será diferente ya que se almacenan de manera distinta.

Cinco entrenamientos HIIT que te ayudan a perder peso (la ciencia te explica por qué funciona)
Por ejemplo, las calorías provenientes de bebidas azucaradas elevan nuestros niveles de glucosa y no nos sacian. Sin embargo, las mismas calorías provenientes del pollo conllevan un gran aporte de proteínas, lo que nos ayuda a saciarnos. 
A la hora de perder peso debemos conseguir un déficit calórico, sí. Pero también debemos asegurarnos de que las calorías que consumimos nos estén aportando buenos nutrientes, que nos sacien y cuiden nuestra salud. Lo importante es que adquiramos unos hábitos saludables.

Y ahí sí que entra el deporte y ejercicio físico. Tener un peso adecuado es bueno para nuestra salud, pero de poco servirá si bebemos alcohol de manera habitual, si fumamos o si somos total y absolutamente sedentarios. 

Hacer deporte nos ayudará a mantenernos activos, a mejorar nuestro metabolismo, a envejecer de manera más saludable y activa, a cuidar nuestra salud cardiovascular, y a cuidar nuestros huesos y músculos entre otras cosas. Además, ayudará a que nuestra pérdida de peso vaya acompañada de una mejora en la composición corporal.