Vuelta a casa

  • A partir de la salida de quirófano y durante el tiempo que se le indique el paciente deberá guardar un reposo relativo, cuidando de no realizar esfuerzos y manteniendo una rutina de movimientos suaves y caminatas breves para evitar riesgos de coágulos. 
  • Tendrá que permanecer con fajas elásticas de compresión que le indicará la cirujana colocadas el mayor tiempo posible, sobre todo cuando va a realizar movimientos o caminatas. Esto evita la formación de seromas y acumulación de líquidos, ayuda a que la piel vuelva a fijarse y a la cicatrización de la zona intervenida. 
  • Durante estos primeros días puede sentir cierto dolor, malestares, inflamación y tensión en la piel. Son síntomas normales que pueden tratarse con los medicamentos que les serán indicados.
  • Caminar al aire libre sin exageraciones en el ritmo y la duración de las caminatas es un ejercicio saludable para esta etapa de la recuperación. 
  • Luego de cuatro semanas notará un mejoramiento avanzado y el proceso de satisfacción se verá terminado después de unos tres a seis meses.