10 tips para una alacena saludable

 

  1. Cuando realices tus compras, haz una lista de lo que en realidad necesitas. A mí me funciona planear el menú de la semana (sopa, plato fuerte y verdura de cada día). Así, con la lista en mano, compro los ingredientes exactos para esos platillos. De esta forma evitarás los desperdicios o que se echen a perder los alimentos por no utilizarlos.
  2. Trata de evitar galletas, comida chatarra, pasteles, frituras y refrescos. Cuando esperes gente en tu casa o visitas, compra lo que ofrecerás; pero si tienes las cosas en la despensa, seguramente las comerán tú o tus hijos y no son opciones saludables.
  3. Sustituye esas opciones por otras. Por ejemplo, ten en tu refrigerador un tupper con verdura picada (jícama, pepinos o zanahorias), para que cuando te entre el antojo tengas todo listo.
  4. Haz paletas heladas con agua de sabores endulzadas con sustitutos de azúcar, para el antojo de algo dulce.
  5. Con yogur puedes hacer un smoothie de frutas, las cuales son siempre una excelente opción de postre o snack .
  6. Mantén nueces y frutas secas a la mano para el snack de la tarde o la mañana.
  7. Prefiere los granos integrales para el pan, el arroz y las passtas.
  8. Compra bolsitas de tés de sabores para preparar uno helado por la tarde, ya sea con leche light o solo.
  9. Cambia los refrescos por el agua de fruta o natural.
  10. Prepara una jarra de agua para tomar ocho vasos al día.


Recuerda siempre…

  • No saltarte ninguna comida, eso vuelve lento el metabolismo.
  • Comer cinco veces al día en cantidades pequeñas y alimentos saludables con el propósito de acelerar tu metabolismo y no llegar con tanta hambre a la comida.
  • Mastica despacio.
  • Empieza por la sopa y la ensalada a la hora de la comida, eso te hará sentir satisfecha más rápido.
  • Haz ejercicio diario (se recomienda 20 minutos de caminata, por ejemplo).
  • Contacta con tus emociones.
  • Evita azúcares y harinas refinadas.
  • Escucha tu cuerpo.